#ATARAXIA#TOPTOPICS

MONTERREY Y SU INFANTIL IDENTIDAD

Monterrey, ciudad de trabajo, liderazgo, cerveza y fútbol. Esa es la caricatura que resume nuestro infantil imaginario colectivo. Nuestra frágil identidad no puede soportar una alteración, por más mínima que sea, a ese berrinche comunitario basado en orgullo, “progreso” y fe.

El Estadio BBVA Bancomer del Club Rayados es un monumento a todo lo que nos han hecho creer que somos. Es una construcción de un orgullo que no acepta cuestionamientos, críticas o alternativas. Es un monumento a la vacuidad de nuestro discurso.

Es triste ver la deshonestidad con la que defendemos este tipo de acciones y despojos. La gran mayoría apela a falacias de hipocresía, desacreditando opiniones por cualquier ridiculez que les venga en mente.

Que si eres tigre, que si comes carne, que si igual tomas cerveza, que nunca visitas la pastora, que uno utiliza juegos pirotécnicos en navidad y otra sarta de sandeces sacadas del más profundo repertorio de inconsistencias lógicas.

Al parecer el hecho de que los animales están “olvidados” implica que está bien hacerles pasar una ansiedad absurda por un show de luces.

Es claro que no podemos cuestionar nada que intente arrancarnos nuestra identidad pre-fabricada sin importar si el argumento es malo, bueno o siquiera real.

El estadio está construido ya y eso no lo va a cambiar nadie. Pero el rehusarnos a ver y cuestionar todo lo que ocurre a su alrededor no es solo deshonesto, sino un mecanismo colectivo que sigue propiciando actitudes mezquinas respecto a cualquier problemática local o nacional.

¿Por qué se construyó en la Pastora?

¿Por qué se le regaló un predio público a una entidad privada?

¿Por qué su construcción y obtención de permisos estuvo acelerada y plagada de irregularidades?

¿Por qué se acabó con una de las pocas áreas verdes de la ciudad más contaminada de México?

¿Por qué el municipio aportó 530 millones de pesos del erario para un proyecto de ganancias privadas?

¿Por qué no se hizo algo para evitar que los animales sufrieran del caos de un estadio masivo de fútbol a escasos metros de su hogar?

Son preguntas elementales que el solo hacerlas genera escozor. El cambio “está en uno” dicen, pero el país no se va a arreglar si todos “tiramos la basura en su lugar”.

El cambio radica en saber escuchar, discutir y apuntar lo que está mal. Solo visibilizando nuestras problemáticas podemos concebir su solución.

Somos tan intolerantes, cerrados e intransigentes como los mismos funcionarios que criticamos.

En Veracruz, Duarte no tolera periodistas que le arruinan su teatrito de seguridad y estabilidad.

Mientras nosotros en nuestras respectivas trincheras no toleramos a los que tiran abajo nuestro simulacro de identidad.

La única diferencia entre ambas actitudes es que Duarte tiene el poder para callar de forma violenta a quiénes no coincidan con él.

La mala noticia: estoy seguro muchos harían lo mismo si estuvieran en su lugar.


Texto escrito por Federico I. Compeán R. como parte de la colaboración EnFoco – Ataraxia

Contacto:

Federico I. Compeán R.
Federico.compean@gmail.com
www.revistaataraxia.com

Comentarios