#CASOMEDINA#TOPTOPICS

POLÍTICOS INVESTIGADOS EN TEXAS COINCIDEN CON A´PA MEDINA

Es como si todos los caminos de dólares llevaran de México a San Antonio, Texas.

Exgobernadores y extesoreros mexicanos investigados en Estados Unidos por lavado de dinero, coinciden en invertir en propiedades en la zona noroeste de esa ciudad, en la misma área donde desarrolla al menos dos fraccionamientos la familia del gobernador de Nuevo León.

Eso sí, los inmuebles que ha hecho públicos la DEA y que le fueron confiscados a los políticos acusados de lavado de dinero, no llegan a la magnitud de las inversiones en bienes raíces realizadas por el padre y los hermanos del gobernador neolonés Rodrigo Medina.

Tomas-Eugenio

A los exgobernadores de Tamaulipas, Tomás Yarrington y Eugenio Hernández, éste último a través de su presunto “lavador de dinero” Guillermo Flores Cordero, les fueron confiscadas propiedades al noroeste de San Antonio.

También al extesorero de Coahuila, Héctor Javier Villarreal.

Según las autoridades estadounidenses, los tres buscaron blanquear el dinero adquiriendo propiedades en San Antonio, Texas.

Pero hasta el momento las autoridades de ese país no han difundido que alguno de ellos tenga hasta dos fraccionamientos en la zona de mayor plusvalía al noroeste de San Antonio, como la familia del gobernador Rodrigo Medina, propiedades que documentó En-Foco la semana pasada.

En el área The Dominion, cerca de Six Flags, Humberto Medina Ainslie, padre del gobernador de Nuevo León, junto con los hermanos del mandatario, Humberto y Alejandro, crearon al menos 12 empresas para adquirir y desarrollar los fraccionamientos The Sundance Ranch y Clearwater Ranch.

Empresas de los Medina

El primero fue otorgado en garantía por un valor de 5.7 millones de dólares, a cambio de un crédito del Stillwater National Bank and Trust Company, por 3.5 millones para empezar a construir residencias.

Ahora ahí han vendido cerca de 40 casas con valores entre los 350 mil y 450 mil dólares.

En el segundo, el Clearwater, venden lotes de entre 300 y 500 mil dólares cada uno, en una zona de unas 100 hectáreas.

Ranchos Medina

Todo esto es sorprendente para un hombre, el padre del gobernador, que dejó su estado natal, Coahuila, luego de que le giraron una orden de aprehensión por un presunto robo de equipo médico de un patio aduanal federal.

Y que llegó a Nuevo León entre el 2003 y el 2004, para ser asesor jurídico del exgobernador Natividad González Parás. Desde 2009, no ejerce y solamente ha sido el padre del mandatario actual, porque tiene una notaría pública desde ese año pero no la frecuenta.

En  la misma ciudad de San Antonio, Texas, donde tiene sus inversiones la familia Medina, hace cuatro años la DEA confiscó una residencia al exgobernador de Tamaulipas, Tomás Yarrington, precisamente al noroeste de esa ciudad texana. Además de un departamento en la Isla del Padre.

La DEA acusa al exmandatario tamaulipeco de haber recibido dinero del Cártel del Golfo y de Los Zetas, cuando ambos grupos delictivos trabajaban juntos en Tamaulipas, y de invertir ese dinero en propiedades en Texas.

También en esa ciudad y en el área de The Dominion, la DEA confiscó una residencia, además de cuentas bancarias, a Guillermo Flores Cordero, detenido en San Antonio y quien en sus declaraciones aceptó ser culpable de lavar dinero para otro exgobernador de Tamaulipas, Eugenio Hernández.

El proceso contra el coahuilense Flores Cordero continúa y podrían surgir más nombres de políticos mexicanos involucrados, ya que según las investigaciones, este hombre de Torreón lavó cerca de 30 millones de dólares para diferentes individuos en México, a cambio de una comisión de 2.5 millones.

Pero también en San Antonio adquirió propiedades el coahuilense Héctor Javier Villarreal, extesorero del Gobierno del Estado en la administración de Humberto Moreira, pero muy cercano también al actual gobernador y hermano del anterior: Rubén Moreira.

Villarreal

Incluso, en el caso de Villarreal hay tres empresas: Toyland LLC, Alpes Group LLC y Aero Primo LLC, las dos últimas registradas por Álvaro Briseño, el mismo operador texano que aparece en otras empresas registradas por la familia del gobernador de Nuevo León Rodrigo Medina.

Es así como ahora Los Medina entran a este exclusivo círculo de las inversiones inmobiliarias de políticos mexicanos en la zona noroeste de San Antonio, Texas, aunque está claro que no existe hasta hoy ninguna investigación sobre el origen del dinero que la familia del mandatario neolonés ha sacado del país en los últimos 10 años.

Gusta Texas a políticos fronterizos:

TAMAULIPAS:

-Tomás Yarrington. Gobernador (1999-2004).

-Le confiscaron una residencia en San Antonio, un departamento en la Isla del Padre y cuentas bancarias.

-Eugenio Hernández. Gobernador (2005-2010).

-A su presunto “lavadólares”, Guillermo Flores, le confiscaron una casa en The Dominion al norte de San Antonio y cuentas por 30 millones de dólares.

COAHUILA:

-Héctor Javier Villarreal. Secretario de Administración Tributaria de Coahuila (2008-2011).

-Propiedades en San Antonio, cuentas y tres empresas, por un monto de 6.5 millones de dólares.

NUEVO LEÓN:

-La familia del gobernador Rodrigo Medina

-No existe ninguna acusación en su contra. Tiene dos fraccionamientos en Texas valuados en más de 12 millones de dólares.

 

Comentarios